El Proyecto

Una vivienda Passivhaus para disfrutar confortablemente en familia durante toda la vida. El sueño de estos clientes era una Passivhaus de vanguardia, para vivir confortablemente con sus hijos y pasar en ella el resto de su vida.

La Vivienda

Aunque la normativa obligaba a realizar una vivienda con cubierta inclinada, los clientes querían una vivienda con cubierta plana. En un constante intento de adaptarnos al máximo a las necesidades de nuestros clientes, propusimos una solución en la que marcamos unos grandes aleros que hicieran minimizar la imagen de la cubierta con el gran plano que se generaba sobre cada una de las plantas. El resultado es una Passivhaus que aúna diseño moderno con toques rústicos.

La Distribución

Esta vivienda pasiva con toque rústico se compone de dos plantas unidas por una bonita escalera más garaje y jardín de ensueño. En la planta baja encontramos un enorme salón y un comedor muy acogedor y luminoso con salida al jardín. Al lado, se sitúa la cocina grande y funcional. La planta baja cuenta con dos dormitorios y un baño completo.

En la planta de arriba se encuentran otros dos dormitorios con dos baños completos y un bonito estudio con unas vistas inigualables.