[vc_row][vc_column width=»5/6″ offset=»vc_col-lg-offset-2 vc_col-lg-10″][vc_column_text]De un tiempo a esta parte  estamos apostando fuerte por la innovación en el sector de la construcción. Nuestros planteamientos siguen dos caminos muy claros que son la búsqueda del confort y el ahorro energético. Para la búsqueda de estos caminos hace ya algunos años que encontramos una brújula que se llama “passivhaus”. 

El estándar passivhaus es una filosofía  de construcción basada principalmente en hacer bien las cosas y  después en minimizar el consumo energético de las viviendas mejorando el confort en las mismas. De una manera gráfica y sintética podríamos decir que consiste en colocar un abrigo y un sistema de purificación de aire a tu vivienda.

El salto tecnológico entre la construcción tradicional y el passivhaus es abismal  y  proporcional a la calidad de construcción y confort que generan un sistema y otro.  A nivel técnico es un sistema mucho más exigente que ha llevado a nuestro equipo a formarse mediante cursos y conferencias especializadas, viajando por Alemania y España para conocer de primera mano el estándar así como  sistemas constructivos de última generación.

Es en Alemania donde podemos encontrar más ejemplos de este tipo de viviendas, pues llevan construyendo con calidad passivhaus desde los años 80. (Darmstadt, Alemania).[/vc_column_text][vc_empty_space height=»35px»][vc_custom_heading text=»¿EN QUÉ CONSISTE EL PASSIVHAUS?» font_container=»tag:h2|font_size:26px|text_align:left|color:%2397bf0d|line_height:28px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»10px»][vc_column_text]Actualmente este estándar sigue ganando terreno tanto en vivienda unifamiliares como en bloques de pisos, oficinas, o edificios industriales. Y es que son varios los sectores que han detectado las ventajas de esta forma de construcción. La clave está en unos costes mínimos de energía con la máxima calidad de vida.

Aun así construir una vivienda passivhaus es algo más que realizar un edificio de bajo consumo energético:

  • Las viviendas passivhaus consiguen ahorros de hasta el 80% de energía si lo comparamos con una vivienda construida según la normativa española.
  • Realizan un uso eficiente del sol, aprovechando su energía tanto para iluminar naturalmente la casas como para calentarla. Es por esto que es muy importante el análisis de la orientación de la parcela  y el clima del lugar.  De esta manera se consigue un gran confort en invierno pero además se utilizan estrategias pasivas de enfriamiento buscando sombras y ventilaciones nocturnas para mantener la vivienda siempre por debajo de 25º en verano.
  • La temperatura en el interior de una passivhaus es muy estable por toda la vivienda, evitando tener saltos de temperatura entre estancias. Además todas las superficies interiores de la vivienda tienen una temperatura superficial de  17º  o  superior durante los meses de invierno. Evitando el efecto de pared fría. Para  ello se utilizan ventanas con triple vidrio y aislamientos de gran eficiencia.
  • Están dotadas de un sistema de ventilación imperceptible que recupera el calor del aire que extrae y dota a la vivienda de un aire de primera calidad en todo momento. Este sistema da respuesta a la necesidad que plantea la normativa española de ventilar el 30% del volumen del aire cada hora. Con la normativa en la mano estamos lanzando al exterior continuamente aire caliente e introduciendo en la vivienda aire frío. Mediante el sistema de ventilación passivhaus conseguimos recuperar hasta el 90% de ese calor.
  • Al disponer de un sistema de ventilación de tal calidad, se pueden realizar viviendas muy estancas sin correr riesgo de tener condensaciones.  De esta manera al realizar viviendas muy estancas, evitamos las molestas filtraciones de aire en las cintas de las persianas o en los contornos de las ventanas. Ganando una vez más en confort y calidad del aire interior.

[/vc_column_text][vc_empty_space height=»50px»][vc_custom_heading text=»5 RAZONES PARA CONSTRUIR UNA VIVIENDA PASSIVHAUS» font_container=»tag:h2|font_size:26px|text_align:left|color:%2397bf0d|line_height:28px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»30px»][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/6″][vc_custom_heading text=»1″ font_container=»tag:h2|font_size:50px|text_align:center|color:%2397bf0d|line_height:55px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»10px»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»5/6″][vc_column_text]Imagina una vivienda en la que todas las estancias están a la misma temperatura, 21º. En las viviendas pasivas al contrarios que en la construcción tradicional no existen saltos térmicos entre estancias. Además en este tipo de viviendas no existen filtraciones de aire  de manera que no existen corrientes de aire de ningún tipo. De esta manera el confort térmico en la vivienda está siempre garantizado.[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_empty_space height=»40px»][dt_fancy_separator separator_color=»accent»][vc_empty_space height=»30px»][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/6″][vc_custom_heading text=»2″ font_container=»tag:h2|font_size:50px|text_align:center|color:%2397bf0d|line_height:55px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»10px»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»5/6″][vc_column_text]El sistema de ventilación cruzado que utilizan las passivhaus contribuye a tener en la vivienda un aire de primerísima calidad.

En el gráfico inferior podeis ver un ensayo comparativo realizado por la empresa Georenova entre una vivienda convencional y una vivienda passivhaus en Junguitu (Álava).

Como se puede observar el contenido en dióxido de carbono en una vivienda pasiva en muy inferior a una vivienda estándar manteniendo siempre en niveles de calidad de aire óptima.[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_empty_space height=»40px»][dt_fancy_separator separator_color=»accent»][vc_empty_space height=»30px»][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/6″][vc_custom_heading text=»3″ font_container=»tag:h2|font_size:50px|text_align:center|color:%2397bf0d|line_height:55px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»30px»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»5/6″][vc_column_text]Las posibilidades de ventilación que nos ofrece una vivienda pasiva van más allá de mantener una vivienda con una baja concentración de dióxido de carbono.  Mediante una batería de filtros instalados en la entrada de aire de la vivienda podemos eliminar del ambiente interior partículas no deseadas así como polen, ácaros, polvo, etc.. Incluso se pueden evitar olores existentes en el entorno de la vivienda utilizando filtros de carbono.

Es por esto que las viviendas pasivas son ideales para personas con problemas de alergias o afecciones respiratorias.[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_empty_space height=»40px»][dt_fancy_separator separator_color=»accent»][vc_empty_space height=»30px»][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/6″][vc_custom_heading text=»4″ font_container=»tag:h2|font_size:50px|text_align:center|color:%2397bf0d|line_height:55px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»30px»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»5/6″][vc_column_text]Las viviendas pasivas nacen del aprovechamiento de la energía solar. Tanto a nivel de ganancias de calor como de iluminación natural.

Son muchas las bondades de la luz natural. Con un apropiado diseño, se puede eliminar la luz artificial por una gran cantidad de tiempo del díacon el consiguiente ahorro energético que se produce.

Asimismo, hay un gran interés en conocer la influencia que tiene la luz natural en el ser humano y los efectos que esta provoca en el desarrollo de sus actividades. Existen varios estudios demuestran que hay una relación muy estrecha entre la productividad, ánimo, permanencia y confort en lugares iluminados con iluminación natural.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_empty_space height=»40px»][dt_fancy_separator separator_color=»accent»][vc_empty_space height=»30px»][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/6″][vc_custom_heading text=»5″ font_container=»tag:h2|font_size:50px|text_align:center|color:%2397bf0d|line_height:55px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»30px»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»5/6″][vc_column_text]Hemos dejado en último lugar este punto para reflejar que una vivienda pasiva no es sólo ahorro energético, sino que tiene muchas más ventajas. Sin embargo es innegable que es uno de los factores que mayor atracción causan debido al encarecimiento progresivo de la energía tanto en nuestro país como en el resto del mundo. Una vivienda pasiva ahorra hasta el 80% del consumo energético respecto a una vivienda construida con sistemas tradicionales.

Para evitar el gasto energético la clave está en reducir el consumo.  Para ello se realizan aislamientos de gran calidad evitando los puentes térmicos realizando un minucioso estudio de cada uno de ellos.  Pomo referencia en nuestro último proyecto passivhaus tenemos 21cm de aislamiento de fibras de madera en fachada frente a los 8cm que nos exige la normativa local. También como hemos avanzado anteriormente se colocan carpinterías de primerísima calidad con triple vidrio y 2 cámaras de aire.

Los costes de calefacción de un piso de 120 m2 ascienden, de media, a unos 1.500 € al año. Una vivienda pasiva del mismo tamaño sólo necesita 150€.[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_empty_space height=»60px»][vc_row_inner][vc_column_inner][vc_custom_heading text=»¿CUANTO CUESTA CONSTRUIR UNA VIVIENDA PASSIVHAUS?» font_container=»tag:h2|font_size:26px|text_align:left|color:%2397bf0d|line_height:28px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»10px»][vc_column_text]Es cierto que construir una vivienda passivhaus es algo más caro que realizar una vivienda con sistemas tradicionales. Pero lamentablemente tampoco cuesta lo mismo un seiscientos que un bmw.

Sin embargo las diferencias en el ámbito de la construcción son mucho menores, siendo el coste de  construir bajo el estándar passivhaus entre un 10-15%. Pero analizar este dato por sí mismo pecaría de cortoplacista.

Si analizamos tanto la inversión inicial de construcción como el consumo de una vivienda durante su vida útil nos daríamos cuenta que la inversión se amortiza en un plazo de tiempo entre 8 y 10 años.  ¿Te imaginas que a 10 años vista sea más barato comprar el  bmw que el seiscientos? Además durante esos años estarás disfrutando de una calidad de vida muy superior a la que puede brindar una construcción tradicional.

Seguramente os quedarán todavía muchas más dudas sobre un sistema constructivo que ha llegado para quedarse. En próximos post iremos comentando y explicando más aspectos.

Si no puedes esperar a próximos post no dudes en realizarnos tu consulta en info@esparza.arquitectura.es  o en el formulario de la web, clic aquí

 

Muchas gracias a todos de parte de todo el equipo de Esparza arquitectura sostenible.

Un saludo[/vc_column_text][vc_empty_space height=»40px»][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]