[vc_row][vc_column width=»5/6″ offset=»vc_col-lg-offset-2 vc_col-lg-10″][vc_column_text]La preocupación por el medio ambiente está cada día más latente en el panorama actual y, como no podía ser de otra manera, esta preocupación llega también hasta el mundo de la arquitectura y la construcción. Vivienda pasiva, sostenibilidad, eficiencia energética, son términos cada día más comunes entre nosotros, pero… ¿qué es exactamente una vivienda pasiva? Esperamos poder responder con este post a vuestras dudas.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»35px»][vc_custom_heading text=»PassivHaus, el estándar de la eficiencia» font_container=»tag:h3|font_size:22px|text_align:left|color:%2323282d|line_height:24px» use_theme_fonts=»yes»][vc_empty_space height=»10px»][vc_column_text]PassivHaus es el nombre que recibe el estándar de máxima eficiencia energética en la construcción. En concreto, el que más ha crecido en los últimos años. Tiene su origen en Alemania en 1991, cuando, por primera vez, se construyó un edificio siguiendo los parámetros Passiv. Su éxito se debe, probablemente, a la simplicidad de su planteamiento. Se trata de conseguir unas condiciones atmosféricas óptimas en el interior de las viviendas (confort), disminuyendo el consumo energético de las mismas al mínimo (eficiencia energética). Podemos decir, por tanto, que este estándar responde a criterios de ecología, de economía, pero sobre todo, de confort.

El objetivo es mantener  una temperatura interior de unos 21ºC en invierno y que en verano no supere los  25ºC, con un consumo energético menor de 15Kw/m2 al año.  Esto es, ahorrar entre un 70% y un 90% de energía respecto a una vivienda convencional.

Para conseguir estos objetivos, los edificios se proyectan y construyen siguiendo unos estrictos parámetros marcados por el estándar Passivhaus, aprovechando al máximo la energía del sol y minimizando la pérdida de energía del edificio.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»50px»][vc_custom_heading text=»Las tácticas, ¿cómo conseguir una casa PassivHaus?» font_container=»tag:h3|font_size:22px|text_align:left|color:%2323282d|line_height:24px» use_theme_fonts=»yes»][vc_empty_space height=»10px»][vc_column_text]Si bien la teoría es clara a la hora de marcar los parámetros para conseguir una Passivhaus, el auténtico reto reside en construir un edificio que cumpla con todos los requisitos. Para ello, hay diversas tácticas a llevar a cabo, que se pueden repartir en dos grandes grupos. Tácticas activas, o tecnológicas y tácticas pasivas.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»35px»][vc_row_inner][vc_column_inner][vc_custom_heading text=»Tácticas activas» font_container=»tag:h2|font_size:26px|text_align:left|color:%2397bf0d|line_height:28px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»15px»][vc_custom_heading text=»El aislamiento» font_container=»tag:h3|font_size:20px|text_align:left|color:%2323282d|line_height:22px» use_theme_fonts=»yes»][vc_empty_space height=»15px»][vc_column_text]El aislamiento térmico, fundamental en toda vivienda pasiva, será el elemento más importante a la hora de limitar el consumo energético. Podemos entender el aislamiento como un abrigo que le colocamos a nuestra casa. Éste evitará que haya una transmisión de energía entre el interior y el exterior. Por ello, debe ser abundante y continuo en todo el perímetro (o envolvente) de la edificación. Este último punto es especialmente relevante, puesto que una fisura en el aislamiento térmico puede comprometer la eficiencia y el confort de toda la vivienda. Por eso, siempre se comprueba la continuidad del aislamiento con especial atención.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»35px»][vc_custom_heading text=»Carpinterías de altas prestaciones» font_container=»tag:h3|font_size:20px|text_align:left|color:%2323282d|line_height:22px» use_theme_fonts=»yes»][vc_empty_space height=»15px»][vc_column_text]Si bien es fundamental limitar la pérdida energética de nuestra casa por las paredes, no podemos olvidar las ventanas y puertas de nuestras fachadas. Son elementos especialmente sensibles, por donde muchas veces perdemos gran parte del calor de nuestra casa. Por un lado, tendremos que buscar una ventana con vidrios de altas prestaciones que eviten la pérdida energética, y por otro, hay que asegurarse de que no hay filtraciones de aire por ningún lado, esto es, que todas las carpinterías son totalmente estancas.

A parte de la elección de las carpinterías, adquiere una gran importancia la instalación de las mismas. Por eso, una vez terminada la obra, se realiza el test Blower Door, que consiste en cerrar puertas y ventanas, colocar un ventilador de grandes dimensiones que ponga la vivienda a una presión de 50 pascales. Esto revelará si la vivienda es realmente estanca o si tiene filtraciones de aire en algún punto.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»35px»][vc_custom_heading text=»Recuperador de calor» font_container=»tag:h3|font_size:20px|text_align:left|color:%2323282d|line_height:22px» use_theme_fonts=»yes»][vc_empty_space height=»15px»][vc_column_text]Pero, ¿no afecta esta estanqueidad a la calidad del aire interior? No podemos olvidar que el aire del interior de una vivienda debe ser renovado periódicamente según la normativa, a fin de asegurar la salubridad. Es por ello que las viviendas pasivas cuentan con un recuperador de calor.  Mediante un intercambiador, el recuperador de calor recoge la energía acumulada en el aire viciado, y la utiliza para calentar el aire frio que viene desde el exterior, sin mezclarlos. De esta forma, se asegura la renovación del aire sin comprometer la eficiencia de la vivienda. La eficiencia de estos sistemas alcanza entre el 80 y 90%.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»50px»][vc_custom_heading text=»Tácticas pasivas» font_container=»tag:h2|font_size:26px|text_align:left|color:%2397bf0d|line_height:28px» use_theme_fonts=»yes» el_class=»mayusc»][vc_empty_space height=»15px»][vc_column_text]Por otro lado, como hemos dicho, tenemos las tácticas pasivas. Éstas se refieren a actuaciones que consiguen aprovechar los recursos naturales al máximo sin para ello gastar energía.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»35px»][vc_custom_heading text=»Orientación» font_container=»tag:h3|font_size:20px|text_align:left|color:%2323282d|line_height:22px» use_theme_fonts=»yes»][vc_empty_space height=»15px»][vc_column_text]La más importante y a su vez, primera táctica pasiva a la hora de proyectar una vivienda totalmente eficiente será la orientación. Será fundamental en un proyecto de estas características, ya que las viviendas pasivas miran siempre al sur. Y ¿Qué queremos decir con esto? Que se busca que la fachada norte sea lo más cerrada posible, siguiendo la misma táctica que encontramos en la arquitectura tradicional, como los caseríos. Por eso, los edificios Passivhaus apenas presentan ventanas en estas orientaciones, y las pocas que se colocan, son de pequeñas dimensiones. Por el contrario, se abren grandes ventanales al sur. De esta forma aseguramos que el sol entrará por el sur a la vivienda calentando los espacios interiores, y por el contrario, se cerrará al norte para minimizar las pérdidas de calor al máximo.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»50px»][vc_custom_heading text=»Y ¿qué pasa en verano?» font_container=»tag:h3|font_size:22px|text_align:left|color:%2323282d|line_height:24px» use_theme_fonts=»yes»][vc_empty_space height=»15px»][vc_column_text]Hasta ahora nos hemos referido solamente al funcionamiento de las casas pasivas en invierno, puesto que en nuestra climatología calentar las viviendas durante los meses fríos suele ser el mayor desafío al que nos enfrentamos. Por tanto, es la estación del año en la que más energía consumimos. Pero, esto no significa, que debamos olvidar los meses de más calor.

Si algo nos queda claro es que gracias al estándar PassivHaus lo que conseguimos en realidad es un control total sobre las condiciones atmosféricas del interior de nuestra vivienda. Así, las mismas tácticas mencionadas en los párrafos anteriores, nos ayudarán también a mantener la vivienda fresca en verano. El aislamiento nos protegerá del calor del exterior, puesto que, tal y como hemos dicho, lo que el aislamiento hace es evitar el flujo de calor entre el exterior y el interior.  Y gracias al control total de la ventilación, podremos asegurar una temperatura interior por debajo de 25ºC sin gastar energía.

En lo que se refiere a las medidas pasivas, se centrarán en protegernos del excesivo sol en verano. Para ello, lo más habitual suele ser construir un voladizo sobre los ventanales del sur. Gracias al ángulo de los rayos del sol en las diferentes épocas del año (en invierno los rayos son más horizontales, mientras que en verano son más verticales) calculando las dimensiones adecuadas de este elemento, conseguiremos que nos de sombra en verano, pero que en invierno, en cambio, permita al sol entrar en nuestras viviendas. Para realizar este cálculo, será necesario hacer un riguroso estudio de soleamiento gracias al cual sabremos la incidencia exacta del sol en cada momento del año, y podremos tomar las decisiones más acertadas.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»50px»][vc_custom_heading text=»Las PassivHaus de Esparza Arquitectura Sostenible» font_container=»tag:h3|font_size:22px|text_align:left|color:%2323282d|line_height:24px» use_theme_fonts=»yes»][vc_empty_space height=»15px»][vc_column_text]Como nuestro propio nombre indica, en Esparza Arquitectura Sostenible tenemos el máximo compromiso con la sostenibilidad, y por tanto, llevamos años construyendo viviendas bajo el estándar PassivHaus. De esta forma, hemos conseguido que nuestros clientes ahorren hasta un 80% en el consumo de sus viviendas, disfrutando al mismo tiempo de unas condiciones de confort óptimas. Si queréis conocer más sobre nuestras viviendas pasivas, os invitamos a navegar por nuestra web, donde encontraréis información más detallada y fotografías de los últimos proyectos.[/vc_column_text][vc_empty_space height=»35px»][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner][vc_column_text]Esperamos, asimismo, que esta última entrada haya sido de vuestro interés y, como siempre, os invitamos a enviarnos sugerencias y dudas a info@esparza-arquitectura.es

Por último, nos gustaría que participarais en nuestro blog mediante los comentarios que encontrareis bajo cada entrada para así construir entre todos un espacio de debate.

¡Un saludo de parte de todo el equipo de Esparza Arquitectura Sostenible![/vc_column_text][vc_empty_space height=»50px»][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]